[CRÓNICA] NIGHTWISH – ARGENTINA 2018

por | Oct 7, 2018 | Cronica | 0 Comentarios

Nada impidió a los fanáticos entregarse NIGHTWISH, en una noche llena de viento, lluvia y bajas temperaturas y mucha, mucha música. Si bien muchísima gente estuvo esperando éste concierto por mucho tiempo, la noticia de la filmación del DVD fue el cherry de la torta y nadie quería perderse un acontecimiento tan importante como éste.

Luego del espectacular show de DELAIN, el público estaba preparado para escuchar a sus ídolos con una producción de primer nivel. El telón baja, y lo vemos al fantástico Troy Donockley abriendo con un emotivo solo de flauta y posteriormente con la gaita. Unas animaciones impresionantes empiezan a aparecer en pantalla, haciéndonos notar de qué época es cada canción.

Así como de repente, empieza a sonar ‘END OF ALL HOPE’ y la gente empieza a cantar en una sola voz y a saltar con muchísima emoción. Pero como si el público hubiese sabido qué venía después, el descontrol total empieza a los pocos segundos en que suena ‘I WISH I HAD AN ANGEL’, que es probablemente una de las canciones más icónicas de la banda. En el medio de la multitud se forma un círculo y el pogo comienza. Vamos sólo la segunda canción y la banda demuestra muchísimo entusiasmo al ver la emoción que se vivía bajo el escenario. Empieza ‘THE 10TH MEN DOWN’ y ya se pueden escuchar los ‘ohh ohhhh’ en todo el estadio acompañando la voz de Floor en una locura de un sólo sonido, y lo mismo con ‘COME COVER ME’, que con solamente el intro la gente empezó a saltar y corear la melodía, provocando a Floor danzar en escenario al compás del coro de la gente.

Con ‘GETHSEMANE’ se corrobora que el show estaba lleno de rarezas y temas que efectivamente, no se tocan hace muchísimos años. La canción que hace exactamente 20 años fue lanzada, fue un motivo más para que el público celebre la gran fiesta que estaban viviendo. Por muy sorprendente que parezca, la aceptación que tuvo la balada ‘ÉLAN’ impresionante. El público nuevamente en una sola voz, coreando las estrofas. Particularmente en ésta canción podías ver a Floor sonriendo en respuesta a tan efusivo entusiasmo. ‘SACRAMENT OF WILDERNESS’ y ‘DEEP SILENT COMPLETE’ fueron dos canciones del repertorio en el que vi mucho, mucho pogo. La gente disfrutaba como si fuese el último recital de la banda. Hasta ahora la voz de Floor seguía con la misma potencia que al inicio, y la energía de los músicos intacta. Muy bien pensado después de dos canciones de locura, viene la emotiva e intensa balada ‘DEAD BOY’S POEM’ a causar lágrimas en los espectadores. Floor en un trabajo vocal impresionante y todos de pie con las manos levantadas agitándolas lentamente. Seguido tuvimos el cover tradicional instrumental que la banda viene tocando hace poco tiempo, ‘ELVENJIG’, para luego continuar con la clásica y energética ‘ELVENPATH’ demostrando que aún Nightwish tenía mucho más qué ofrecer para la noche.

Pero la noche se convirtió en una fiesta alegre con‘I WANT MY TEARS BACK’, gritos, bailes, y todo un público feliz cantaba a todo pulmón. No hubo persona callada en ésta canción. Todos agitaban banderas, manos y el cuerpo al sonido de la gaita. Sin duda ésta canción marcó un momento muy fuerte en el show. Todos los miembros de la banda tenían unas sonrisas y podías sentir lo felices que estaban de tocar. Siguiendo con canciones que marcaron una historia en la banda, nos encontramos con ‘AMARANTH’, algo que los fans de la época de Anette Olzon disfrutaron muchísimo. Bajando un poco la vibra, viene ‘THE CARPENTER’ que al igual que ‘DEAD BOY’S POEM’, sacó más de una lágrimas a los fans oldschool de la banda que habían venido a escuchar los clásicos que los marcaron. Y aquí vienen dos de las favoritas del público: ‘THE KINGSLAYER‘ & ‘DEVIL AND THE DEEP DARK OCEAN’, en donde los fans secaron sus ojos y empezaron a saltar, recobrando energía y cantando los primeros versos con Floor en un sólo coro. Otra vez el público enloquece con la infaltable ‘NEMO’, versión que a Floor le sale fantástica.

Antes de terminar el show, tenemos una clásica más: ‘SLAYING THE DREAMER’, nuevamente la banda dándolo todo en escenario con la misma intensidad con la que comenzaron. De pronto, las luces se apagan y ves en la pantalla constelaciones de estrellas por doquier, abriendo a lo que sería ‘THE GREATEST SHOW ON EARTH’ en todo su esplendor, completa y con una fuerza y potencia tremendas. Los 20 minutos de la canción fue un momento en que toda la banda dio todo lo que tenía. La atmósfera que se vivía entre el público era surreal. Los rugidos de animales que tiene la canción, hechos por Floor con fuertes guitarras y redobles de batería que retumbaban en todo el estadio. El cierre del show, como de costumbre fue con la canción que aseguró la aceptación de Floor: ‘GHOST LOVE SCORE’, que superó la expectativa de todos en el público. Si alguna vez logró magnificar el final del último verso, ésta vez fue diferente. De otro mundo, y me atrevo a decir, que de todos los videos que he visto de ésta canción en vivo (incluyendo el WACKEN), nunca había cerrado de forma tan potente como ésta noche.

Sin duda éste recital como tal, fue una experiencia única y e irrepetible. Hasta el final del show, todos con la misma emoción del inicio, rostros de satisfacción en la gente era algo muy muy único. Más de 10 países en un mismo estadio, unidos por la música.

Gracias Nightwish.

 

Hermes Peredo

Hermes Peredo

Fotografía, redacción & management

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte!

Comparte este post con tus amigos